Mis ESCULTURAS SON COMO OBJETOS PEQUEÑOS,

dulces a la mirada y al tacto que se pueden coger como una naranja, voltear y observar todos sus perfiles, sentir su peso, que se pueden acariciar como el cuerpo de un ser vivo; sentir su roce, aristas y hendiduras, sus curvas y senos interiores. Es obvio que mi formación académica y a veces el paralelismo con la arquitectura puede llegar a ser un handicap. No obstante, no quiero alcanzar ninguna meta con esta producción, solo el placer de observar y sentir. Si la presento a concursos, es con el objeto de poder financiarlas.

 

Quisiera traer a colación el texto de Edmund Burke dedicado a "los objetos bellos son pequeños", incluido en la Sección XIII de la Parte Tercera de su seminal publicación DE LO SUBLIME Y DE LO BELLO (INDAGACIÓN FILOSÓFICA SOBRE EL ORIGEN DE NUESTRAS IDEAS ACERCA DE LO SUBLIME Y DE LO BELLO) de 1760. Edición de  El libro de bolsillo. Filosofía. Alianza Editorial. (1987 / 2005). Estudio preliminar y traducción de Menene Gras Balaguer, páginas 147,148.

 

«En la mayoría de las lenguas se habla de los objetos amorosos con epítetos diminutivos. Términos de afecto y ternura. (…) Los pajaritos. (…) Una gran cosa bella es una expresión que se aplica raramente; pero, la de una gran cosa fea es común. Hay una gran diferencia entre la admiración y el amor. Lo sublime, que es la causa de la primera, siempre trata de objetos grandes y terribles; lo otro, de las cosas pequeñas y placenteras. Nos sometemos a lo que admiramos, pero amamos lo que nos somete; en un caso nos vemos obligado a condescender y en el otro se nos halaga para ello».

 

Fotografías, Gabriel Campuzano..

AÑO 1991, objeto trofeo COASevilla

AÑO 1991, objeto trofeo COACanarias

 

Inicié este ejercicio en el año 1991, cuando presenté el primer cubo que se talló en aluminio y del que también realicé una reproducción en bronce. Probé suerte presentando la pieza al Concurso que convocó el Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla, entonces Colegio para Andalucía Ocidental, destinado a seleccionar un objeto trofeo para a entregar en los premios bianuales convocados por la entidad, a las trayectorias excelentes en el ejercicio profesional en su ámbito de actuación. Casi en paralelo y coincidiendo con una convocatoria similar, presenté una revisión del diseño al Colegio Oficial de Arquitectos de Canarias. Ante las dudas, decidí visitar a José Ramón Sierra, arquitecto y artista, mi profesor de Análisis el primer año de carrera, allá por 1994; su opinión sobre los objetos que les presenté resultó un acicate en la continuidad de estos trabajos. Ambos se inspiran en el Renacimiento, en la obra de arquitectura como un todo universal, herencia de la cultura clásica, idea que la materializo en el cubo; en el caso de Sevilla, una abolladura en una de sus caras representa una puerta o, según se volteé en las manos, el cáliz de un trofeo; en Canarias, el volcán fue el leitmotiv, terminé no presentando la escultura. En ambos casos aparecen las hendiduras como homenaje a los trazados reguladores, tan presentes en mi ejercicio profesional y que continuaré empleando en nuevas esculturas.

AÑO 1996, objeto trofeo Santander, homenaje a Escher

AÑO 1998, hito conmemorativo a la Arquitectura de Caminos, a Le Corbusier

 

Después de algunos años sin producción, en 1996 y 98, produje dos nuevas piezas. El proceso creativo parte de la reflexión renacentista de la perspectiva −la flagelación de Piero della Francesca−, o del el análisis de los bajo relieves −desde los frontones griegos, algunas interpretaciones de Brancusi y, hasta las creaciones en mármol del escultor algecireño E. Bellotti−; el resultado es la abstracción en el plano de la sensación volumétrica del espacio, o del espacio condensado en el plano, vuelvo a utilizar el cubo como punto de partida. Resulta un especial homenaje al intemporáneo artista neerlandés Cornelius Escher y sus figuras imposibles. La primera escultura pertenece el diseño de esta pieza a la pareja que presenté en abril de 1996 a los Concursos del Colegio Oficial de Arquitectos de Cantabria para los premios de arquitectura y menciones honoríficas Herrera y Leonardo Rucabado. La segunda responde a una convocatoria para diseñar un hito conmemorativo a la Arquitectura de los Caminos en la Ruta de la Plata desde Sevilla a Santiago de Compostela.

AÑO 2005, él queria un trozo de aluminio, regalo para Javier

 

Javier quería una de mis esculturas, o como en una ocasión me expresó, aunque fuese un trozo de aluminio. Con ocasión de de su onomástica del 2005 me acerqué al taller de Jorge y ojeando sus desechos de ese metal encontré un retal al que en una entalladura que cubriría con una pequeña piececilla de bronce oculté una entrañable dedicatoria.

AÑO 2002, maqueta del escenario construido en la Plaza del Arenal

 

El vacío urbano del “Arenal” se sitúa en el borde del casco histórico, al Norte del municipio de Dos Hermanas. Con forma de un trapecio regular invertido se apoya en el trazado ferroviario, en la cara sur de la Estación. En su base menor, coincidente con la prolongación de la avenida de Sevilla con la calle Manuel Calvo Leal, se encuentran las calles Ntra. Sra. de Valme, Canónigo, Melliza, Botica y San Alberto. Los dos lados inclinados, son las únicas fachadas de la plaza. La superficie de este espacio es de unos 15.000m2 en el que destaca su espacio elíptico central de unos 3.100m2. Entre los años 2001 y 2003 se ejecuta la construcción de un gran aparcamientos Subterráneo como elemento básico en la estructura de comunicaciones del área metropolitana, favoreciendo el intercambio entre los medios de transporte, además de suponer la creación de una gran bolsa de estacionamiento que responde a la necesidad de acoger al vehículo privado en su acercamiento al núcleo urbano. La plaza elíptica proyectada manteniendo el espíritu decimonónico con el que fue concebida, se constituye como el elemento fundamental de este espacio, contribuyendo a la ordenación del tráfico. Su borde queda formalizado por pérgola ajardinada en superficie dividida en cuatro tramos y una alineación de magnolios. En su interior, quedan dos de las palmeras canarias de la primitiva plaza, con sus correspondientes bancos octogonales de fábrica y como tercer elemento, el escenario.

 

Del escenario se ejecutó la presente maqueta con el objeto de obtener el VB de los responsables políticos. Inspirado en la capota de un charré, quizás en recuerdo de aquel que teníamos en la huerta y que cuando éramos niños, todas las romerías de Valme nos preparaba mi padre para acompañar a la virgen. Da la espalda a la Estación recogiendo en la parte ciega los accesos a plaza de los aparcamientos (escalera y ascensor) además de unas de las toberas de ventilación de los sótanos. Se ejecutó en hormigón amarillo chapando con granito amarillo vilachan los laterales y con chapa de cobre patinada en verde.

AÑO 2005, placa mural y caja para Gabriel

 

Concurso para el diseño de una placa a colocar en los edificios adjudicatarios del Premio Fernando García Mercadal, que otorga anualmente el Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón. En el diseño de esta pieza continuó los ejercicios realizados anteriormente con la perspectiva. Atendiendo a la petición de las bases de una placa mural, presenté un objeto que aporta suficiente versatilidad, para además identificar mediante grabaciones, podría utilizarse como contenedor de información. En este caso se obtiene la pieza mediante el corte de chapa de aluminio soldadas según el despiece indicado. El objeto que no fue considerado en el concurso se lo entregué a Gabriel en agradecimiento por las excelentes fotografías que ha realizado de todas mis esculturas.

AÑO 2005, era un homenaje a la Madre y resultó una ser un fiasco

 

En julio de 2005 la Gerencia Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla y la Real Maestranza de Caballería, asesorada por lo que estas entidades denominan expertos, solicitan a seis artistas participar en la elaboración de una propuesta escultórica o boceto de monumento en honor a “la madre” del rey, Doña María de las Mercedes, condesa de Barcelona, a colocar en una importante glorieta de la ciudad, cercana al Prado de San Sebastián y San Bernardo. Los seis seleccionados entre los que me encuentro (fui convocado a petición del presidente del COAS), son tan dispares y variopintos como Richard Serra (no presentó nada), Cristina Iglesias ambos presentados por el "experto", el Galerista Chema Cobo, o Antonio Miñarro (imaginero) presentado por la Real Academia de Arte Santa Isabel de Hungría. La Real Maestraza desechó cualquier propuesta, según me comentaron argumentando que la madre del rey no se merecía una escultura abstracta, y que entre las realistas no había encajado ninguna.

 

Mi propuesta se basaba en tres ideas: un lugar, una ciudad y una madre. Los toldos y palios de la ciudad dan cobijo a todos sus visitantes. El pórtico, acceso reservado a las personas ilustres. Y, la madre, representada y figurada, maría de las mercedes. Glorieta: acentuación del recorrido longitudinal en la dirección de la calle Carlos V potenciando el actual flujo peatonal de acceso a universidad y centro de la ciudad. La escultura se propuso ejecutar en acero corten, en el tronco de cono invertido del que la pieza de aluminio se realizó a modo de maqueta, se incorporaría un bajo relieve figurativo en bronce patinado verde con reflejos cobrizos cuyo boceto lo aportó el escultor utrerano Salvador García.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Víctor Díaz López