¡Texto! Puede insertar contenido, moverlo, copiarlo o eliminarlo.

 

 

SRI LANKA, agosto de 2011

cultura y naturaleza en la PERLA DE LA INDIA

 

COLOMBO – NEGOMBO – PINNAWELA – KURUNENGALA – ANURADHAPURA – MIHINTALE – TRINCOMALEE – NIVANELI – TRINCOMALEE – HABARANA – GIRITALE – POLONNARUWA – MEDIRIGIRIYA – SIGIRIYA – DAMBULA – PALAPATHWELA – MATALE – KANDY – PERADENIYA – NUWARA ELIYA – BANDARAWELA – KATARAGAMA – TISSAMAHARAMA – UNAWATUNA –DICKWELLA– WELIGAMA – GALLECOLOMBO

 

con VIAJES BANOA

terminal del aeropuerto de Barajas. Madrid T4

3 de agosto – día UNO

 

Primer día de estancia en el país. Ayer toda la jornada transcurrió de un sitio para otro, son muchas las horas necesarias para llegar a tierras tan lejanas, y no ha ocurrido hasta las 9:00 de la mañana con el desembarco en el Aeropuerto Internacional de Bandarenai, a las afueras de Colombo.

 

Según lo previsto, llegué a Madrid el día antes. A las 8:00 se inició el periplo viajero. Cinco horas de espera previa en Barajas hasta la cita prevista con el responsable de la agencia de viajes Banoa, que nos ha hecho entrega de los billetes, además conocería al resto del grupo y tal vez a mi compañero.

 

No se si afortunadamente, pero toda la espera se acortó velozmente. En el área de tránsito de Barajas conocí a las hermanas Khaziuri, Dali y Marina, ellas también esperaban la hora de su vuelo. Según me han dicho, se dirigen Tblisi, capital de Georgia, donde esperan reunirse con sus familias. Son dos mujeres de apariencia vetusta y antigua, pero que irradian una ternura admirable. Marina, la mayor tiene 60 años, su hermana un año menos. Hablan un castellano más que correcto. Nada más conocerme, que ha sucedido cuando les he ofrecido parte del banco que ocupaba en la terminal y al ver que venían cargadas como mulas. Se han acomodado y han sacado una fiambrera con pollo y salmón, unas hogazas de pan y un par de botellas de agua, me han ofrecido su comida, les he dicho que no me apetecía, pero ante su insistencia he claudicado, filetes empanados y salmón. La escena era más propia de una película del neorrealismo italiano que de tan lujosa instalación aeroportuaria. Charlamos horas, un poco de todo, de nuestras y sus costumbres, de la familia, de sus ritos y religiones, de su país, de sus actuales trabajos en Sevilla, de donde vienen, que casualidad, etc.

 

Poco a poco se acercaba la hora de la partida, a ellas, una hora antes de mi cita. Al percatarme de que su equipaje de mano era muy voluminoso, les indiqué que se cerciorasen de sus medidas y peso para no tener problemas en el embarque. Me rogaron que le acompañase a los mostradores de la compañía checa con la que tenían previsto el vuelo. Cuando todo parecía resuelto, ocurrió un lamentable traspiés, o quizás hubiese sido el hecho de que tuve que alejarme para cerciorarme de no faltar a mi propia cita, lo cierto es que a las pobres, todo se les chafó. No acertó a indicarle a la azafata que el bulto que quería pesar, era para saber, si lo admitiría o no, que por cierto dijo que sí. Cuando vio que su bolso envuelto en celofán como un bocadillo se introducía por la cinta, intuí que se lo cobrarían. Iba sollozando a una ventanilla donde le indicaron que tendría que abonar 60 euros por el segundo bulto. La despedida fue un tanto amarga, se notaba a leguas que les escaseaba el dinero.

mil rupias esrrilanquesas, al cambio 6_58 euros

Pero el tiempo corría, a la 01:00 me reunía con el grupo, facturamos nuestros equipajes y embarcamos. Serían las cuatro de la tarde cuando el aparato de la compañía “Emirates” partió rumbo a Dubai, capital de la federación de los Emiratos Árabes Unidos, al Sudeste de la Península Arábiga en el Golfo Pérsico. Llegamos a las 01:45 hora local, tras ocho horas de vuelo que se me hicieron interminables. Esperamos otras dos horas más de tránsito hasta que por fin partimos rumbo a Colombo, capital administrativa de Sri Lanka. Antes me dio tiempo de tomarme una cerveza y fumarme un par de cigarrillos en el área de trasbordo por 12 euros, moneda que me admitieron.

 

A las nueve de la mañana llegamos a nuestro destino. Todos y aunque aún no nos conozcamos, nos movemos agrupados, será por eso de sentirnos más seguros y de no perdernos nada más comenzar. Sobre las 10:30 hemos conocido a Sonia, nuestra guía nacional, chica de Banoa. Siguiendo sus indicaciones hemos cambiado moneda; he optado por 300 euros quizás mucho en relación a lo optado por otros compañeros, me entregaron 45.685 rupias esrrilanquesas (LKR en adelante) 152,28 por cada euro. También nos han visado nuestros pasaportes, que nos aseguran una estancia mínima de 15 días en este caluroso país que nos recibe con el cielo totalmente encapotado, extrañamente el visado de entrada es gratuito, la primera vez que me ocurre en un viaje. La guía nos dirige al autobús y nos presenta al chofer, su ayudante y otro guía nativo, que nos acompañará por su tierra hasta la ciudad de Kandy, condición obligada por las autoridades del país según nos comentó Sonia en una ocasión. Nos colgaron al cuello un collar de flores, no tan delicado como aquellos con los que nos agasajaban en el Sur de la India. Pero es un detalle de bienvenida de agradecer.

“Sri Lanka Team” ¿Qué guía hizo la foto?

Antes de comenzar a narrar mi periplo por estas tierras insulares del Sudeste asiático, quisiera aportar unas reseñas generales de Sri Lanka, es bueno saber algo del territorio que pisamos. Comenzaré por indicar que esta atractiva isla bañada por el océano Índico fue conocida en la antigüedad, como Heladiva, Lanka, Lankadvipa, Simoundou, Taprobane, Serendib o Selan y que si nos suena de algo es por el nombre que le dieron sus últimos colonizadores, los ingleses, Ceilán. Recuerdo que cuando me han preguntado: a donde vas este año y he respondido a Sri Lanka, siempre he recibido un –¡a donde!–, cuando he repetido a Ceilán he oído ¡ah!

 

Su particular forma y cercanía a la India, en la bahía de Bengala, hicieron que se la conociese por la «Lágrima de la India». Está separada del subcontinente indio por el golfo de Mannar y el estrecho de Palk. Según la mitología hindú la une al continente indio el mítico Puente de Rama. No es muy grande, tiene una superficie de 65.000km2, para hacernos una idea Andalucía tiene 87.000km2 o 70.000 Irlanda. Está habitada por más de veinte millones de personas y su capital Colombo, tiene 650 mil. Las etnias mayoritarias que la pueblan son los cingaleses, el 83% y después los tamiles con el 8,9% que se concentran en el Norte y Este de la isla, otros grupos minoritarios son musulmanes árabes, malayos y burghers. Las lenguas oficiales son el cingalés y el tamil. El inglés es la lengua materna del 10% aproximadamente de la población, hablado y entendido ampliamente. Estos tres idiomas son usados en la educación y la administración.

 

No obstante, fueron los veddahs sus pobladores prehistóricos, ya que los cingaleses llegaron a la isla desde el Norte de la India en el siglo IV antes de Cristo, estableciéndose en ciudades como Anuradhapura y Polannaruwa. Los tamiles también vienen de la India, pero del Sur, y aunque se desconoce cuando, como y la cantidad, si parece asumirse que fue con posterioridad. Se sabe que en el siglo XIII hubo una sociedad tamil en el Norte y muchas comunidades pesqueras a lo largo de su costa y que desarrollaron una cultura y política distintas a la de cingaleses. Las relaciones entre ambos pueblos siempre fueron difíciles, sucediéndose constantes guerras e invasiones entre ellos.

la bandera y el Índico símbolos del país

China controló la isla hasta que en 1505 fue reconquistada por una flota portuguesa comandada por Lorenzo de Almeida, que fijó su capital en Kotte. La dominación lusa duró hasta la llegada de los holandeses en 1602. Inicialmente los europeos estaban interesados en el comercio marítimo y sólo controlaban las costas, el interior de la isla quedaba bajo el dominio de los reyes cingaleses, que tenían su propia capital Kandy. Estos negociarían con los ingleses para expulsar a los holandeses y en 1802 la isla se convirtió en colonia del Imperio británico adoptando el nombre de Ceilán (Ceylon en inglés). Durante la II Guerra Mundial, fue una importante base para las fuerzas aliadas contra los japoneses. Un movimiento político nacionalista surgió en el país a principios del siglo XX con el fin de obtener la independencia política, concedida por los británicos en 1948. Cambió su nombre al actual de Sri Lanka en 1972, pasando la capital legislativa y judicial de Colombo a Kotte en el 78. Importantes fueron las tensiones entre la mayoría cingalesa y la minoría tamil que aparecen a final del pasado siglo y que estallan en 1983, después del asesinato de 13 soldados en Jaffna, provocando revueltas en todo el país y la muerte de cientos de tamiles en tan sólo tres días. En 2001 se firmó un alto el fuego, después de una dura represión. La moderna Sri Lanka es una república socialista cuyo presidente es elegido cada seis años, es el país no occidental que ha tenido el período más prolongado de democracia multipartidaria con voto universal, desde 1931. Sirimavo Bandaranaike se convirtió en la primera mujer que ocupó un cargo de primera ministro en el mundo en 1960. Es miembro de la ONU y forma parte del Movimiento de Países no Alineados.

la división del Estado en Provincias

La religión juega un papel importante en la vida y la cultura de este pueblo. El budismo, de la escuela Theravada, constituye la fe religiosa mayoritaria del país para un 69% de la población. Según crónicas tradicionales fue introducido en el siglo II aC por Mahinda, hijo del emperador Ashoka, durante el reinado de Devanampiyatissa. Su mayoría observa los Días de Poya una vez por mes, según el calendario Lunar. El hinduismo, traído por las frecuentes migraciones e invasiones del sur de la India, es la segunda religión, profesada por el 16% de la población, la escuela de Shaivite (Siva) es la principal. El islamismo fue traído a la isla por comerciantes árabes en el curso de muchas centurias y actualmente sus seguidores se cuentan en un 8%. El cristianismo introducido por los colonos europeos es menor. Serán muchos los templos budistas, mezquitas, templos hindúes e iglesias que nos encontraremos en nuestro periplo, especialmente en las áreas donde se concentran sus respectivas comunidades. Los budistas están distribuidos en casi toda la isla menos en el Norte, mientras que los hindús están concentrados en el Norte, Este y en las tierras altas centrales. Los cristianos, especialmente católicos romanos, en el cinturón costero occidental. Los musulmanes, en varios grupos a lo largo de la costa y en el interior.

 

La isla con forma de pera es en su mayor parte llana, únicamente encontraremos montañas en la zona central hacía el Sur, conocidas por sus extensivas plantaciones de té. Las más importantes son el Sri Pada y sobre todo Pidurutalagala, el punto más alto, conocido como Ta Pedro o Pico de Adán, con 2.524 metros. Se dice que fue el primer lugar de la Tierra que piso Adán cuando fue expulsado del Edén. El río, ganga en cingalés, Mahaweli y otros mayores proporcionan agua dulce a sus habitantes y agricultura. El clima es tropical y bastante cálido, moderado por vientos del océano, provocando una humedad considerable. Las medias fluctúan de 28 a 30° de día y 4 a 7° de noche. El período más caluroso precede a las lluvias de los monzones del verano.

 

La fauna es de las más variadas del mundo, 92 especies de mamíferos, 435 de aves, 107 de peces, 81 de reptiles y 242 de mariposas aproximadamente. Desde tigres, leopardos, búfalos de agua, monos, elefantes, puerco espines, osos hormigueros, osos negros, panteras o cérvidos, podríamos encontrar en sus Parques Nacionales. También hay en sus costas, ballenas, delfines, peces espada y tortugas o, cocodrilos, salamandras, sapos y serpientes, como la pitón o la cobra en las lagunas y manglares, donde también podremos ver muchas aves como la garza cenicienta, cormoranes, ibis, pelícanos o flamencos y varias especies endémicas como el tordo de Ceilán y el bulbul de orejas amarillas. Es normal avistar a lo largo de las carreteras y en los campos de cultivo, elefantes trabajando en labores agrícolas o transporte. Pero, sin lugar a dudas, en lo que a fauna se refiere, el animal más cercano es el mono, que vive en templos y estupas, considerado sagrado al ser identificado con el dios hindú Hanuman, se aprovechan de la abundante comida de las ofrendas de los fieles. Sri Lanka pasa por ser el primer país en establecer una reserva animal y donde el 15% de su territorio está dedicado a la protección de la naturaleza y de la vida salvaje.

el nenúfar la flor nacional del país, el pedestal de Buda

Debido al clima tropical, la flora es riquísima, desde los frondosos árboles, palmeras y orquídeas en la selva, a los pinos y cultivos de té en zonas montañosas. Famosa por sus jardines botánicos, como el de Peradeniya que visitaremos o, por su afamado ficus religiosa o “árbol Bo”, especie sagrada para el budismo, del que dicen, es un esqueje del árbol bajo el cual Buda alcanzó la iluminación y que veremos en Anuradhapura. Por no mencionar, como es conocida como la isla, de las especias, por sus cultivos de canela, clavo de olor, cardamomo, vainilla, etc. También destacan las plantaciones de ciertas especies productoras de algunas de las maderas más apreciadas del mundo, como ébano, teca o caoba.

 

Por último dar una pinceladas sobre la economía del país. Frágil y débil para sus pobladores durante la ocupación y colonialismo europeo supone el punto de partida de la situación actual. La modernización de sus puertos realizada por los británicos aumentó la importancia estratégica de la Isla como centro del comercio, convirtiéndola en un vínculo naval estratégico entre el Asia Occidental y el Sudeste Asiático, por su ubicación en el camino de las principales rutas marítimas. Por contra, la gestión extranjera de las plantaciones empobrece económica local y no será hasta la llegada de la Independencia en 1948 cuando los gobiernos socialistas, desmantelen las estructuras coloniales. Las industrias también fueron nacionalizadas estableciéndose un estado benefactor, que aunque mejora el nivel social de la nación, no favorece el crecimiento y no llegan inversiones extranjeras. En 1977, el gobierno empezará a liberalizar e incorporar el concepto capitalista de la propiedad privada, mejorando la producción y exportación del té, café, caucho y especias. La modernización de la industria moderna, unido al auge y explotación como destino turístico de fama mundial, por su rico patrimonio cultural y belleza de sus parques naturales, playas y paisajes, unido a la desaparición del terrorismo de los Tigres Tamiles, han llevado a Sri Lanka a ser uno de los países más prósperos del Asia Meridional por lo que parece que el éxito está asegurado, pero continuemos.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Víctor Díaz López